HISTORIAS DE TALENTO, AMISTAD Y COCINA ITALIANA

12 April 2018
HISTORIAS DE TALENTO, AMISTAD Y COCINA ITALIANA

Desde el 5 de abril de 2018 está en el cine la película «Quanto Basta», dirigida por Francesco Falaschi, autor conocido por sus cortometrajes y por los numerosos premios que ha obtenido a nivel internacional.

Una historia de amistad y cocina Made in Italy, en la que también participa GlemGas, junto con los principales protagonistas: Vinicio Marchioni, Valeria Solarino y Luigi Fedele. De hecho, los hornos empotrados y las placas de inducción Glem son elementos importantes en la escenografía del certamen culinario para jóvenes talentos de la Toscana, en el que Guido participará llegando a la final a pesar de las dudas iniciales por parte de su Maestro-Tutor, el Chef Arturo.
Arturo es un talentoso y rebelde chef, con problemas de control de la agresividad que, tras haber terminado en prisión debido a peleas, debe cumplir los últimos meses de condena a los servicios sociales impartiendo una clase de cocina en un centro para niños autistas donde trabaja Anna. Es aquí donde conoce a Guido, un tranquilo joven aspirante a cocinero con síndrome de Asperger y con una gran pasión por la cocina. La improbable relación de amistad y hermandad que se creará entre ellos cambiará los destinos de ambos.
Arturo tiene una fuerte tendencia a la crítica y a la polémica, siempre dice lo que piensa sin filtro alguno, pero a pesar de no haber siempre elegido correctamente en su vida, su talento en la cocina es innegable.
Guido, mucho más reflexivo e introvertido, sabe de memoria las recetas de los grandes Chefs y posee un Paladar Absoluto, no aprecia el contacto físico y quiere participar en el certamen para ganar la pasantía y finalmente entrar en el mundo laboral. Ambos tienen una visión personal de la comida y la gastronomía. Y a pesar de su excentricidad, son más tradicionalistas que experimentadores en la cocina. Aunque «Quanto Basta» sea más una película sobre la amistad que sobre la cocina, es justamente frente a la comida donde ambos se encuentran: son rigurosos hasta la intransigencia. Es durante el viaje que hacen juntos volviendo del certamen que gradualmente se comienza a cambiar la perspectiva, hasta el punto en que el espectador se pregunta quién es realmente el que está acompañando al otro.

Estamos especialmente orgullosos de haber contribuido a una película que habla de emociones y sentimientos positivos, en la que se entrecruzan diferentes personalidades, rigor, tradición y modernidad. Se trata de una invitación al cambio que compartimos plenamente.